En el sudeste asiático las reservas naturales son el paso previo a la extinción de las aves terrestres

Los pájaros terrestres están quedando confinados a las reservas naturales en algunas partes del mundo. Así aumenta su riesgo de extinción ya que pierden sus hábitats. A esa conclusión llega un informe elaborado por científicos de la inglesa University College London. Los investigadores estudiaron la biodiversidad de la zona conocida como Sonda, en el sudeste asiático. Esta comprende la península de Tailandia, Borneo, Malasia, Sumatra, Java y Bali. Está considerada una de las regiones más degradadas biológicamente de todo el planeta.

Publicado en la revista Conservation Letters, el informe se fija especialmente en los galliformes. Estos son pájaros pesados que se alimentan en el suelo, como los faisanes, las codornices y los tetraóninos. Estos, cuyas poblaciones están muy bien controladas son algunas de las especies más amenazadas en muchas partes del mundo.

Una cuarta parte de la población total de estas especies en Sonda han desaparecido en las zonas desprotegidas y solo sobreviven a las reservas naturales. La isla de Sumatra es la que ha sufrido más intensamente este fenómeno y ha perdido la mitad de las especies de galliformes que vivían fuera de las reservas. Así pues, hay varias especies que solo pueden encontrarse en áreas protegidas, lo que hace preguntarse cuál es la razón final de la conservación de la fauna.

La deforestación

Las reservas no habían tenido nunca la intención de ser el último refugio para la supervivencia de las especies, dicen los expertos. Además, empiezan a estar amenazadas por las actividades humanas que se desarrollan a su alrededor. La tierra fuera de los espacios protegidos se pierde progresivamente debido a la deforestación para la creación de campos de cultivo, especialmente de aceite de palma, y ​​la construcción de infraestructuras.

La biodiversidad de las zonas que no están protegidas es muy importante para la supervivencia de las especies. Esta permite la conectividad, evitando la endogamia, y mantiene el buen funcionamiento de los ecosistemas. Por si fuera poco, aproximadamente el 20% de las reservas naturales de Malasia y más del 40% de las de Indonesia están sufriendo una gran presión humana.

Los responsables del estudio afirman que Sonda, una de las áreas más biológicamente degradadas del mundo, es una advertencia para el resto del planeta de qué puede pasar si la reconversión de los usos del suelo continúa a este ritmo. La finalidad de las acciones de conservación no es la creación de pequeñas islas de biodiversidad rodeadas de páramos. El resto de tierras deberían ser gestionadas de forma que puedan seguir sirviendo a la biodiversidad durante mucho tiempo, para permitir la movilidad de los animales de las reservas naturales.

Una protección inestable

A pesar de la existencia de zonas protegidas, la superficie forestal de Sumatra cayó un 5% entre 1990 y 2000, y los bosques protegidos de Kalimantan se redujeron un 56% entre 1985 y 2001. Las áreas protegidas no siempre son permanentes de hecho pueden cambiar su estatus.

En Indonesia, de hecho, durante los últimos años se han perdido más de ocho mil kilómetros cuadrados de superficie protegida y, a medida que van quedando aisladas entre carreteras, vías férreas, campos de cultivo y otros, los animales que viven tienen más dificultades para adaptarse al cambio climático. En Borneo, por ejemplo, sólo un 12% de las zonas protegidas tienen unas condiciones que permitan que, en el peor escenario de calentamiento global, la vida animal pueda sobrevivir. El Món

Añadir comentario