Iambiente

Principios de RSC (7): ¿Qué es sostenibilidad?

La sostenibiblidad en las empresas va asociada a la de la Tierra.

El concepto de sostenibilidad parece ir remplazando al de Responsabilidad Social Corporativa (RSC), al cual comprende en la dimensión social pero también en la estrictamente económica y la ambiental o del medioambiente con que se suele identificar al hablarse sobre desarrollo sostenible.

Al borde de la extinción:

Ahora bien, esa noción se deriva, a su turno, de la crítica situación mundial descrita a que antes nos referimos, cuando aludimos al creciente peligro de la extinción de la vida en la Tierra y a fenómenos tan preocupantes como la pobreza, la violencia y el deterioro ambiental.

Tales fenómenos encendieron las alarmas en Naciones Unidas, llevando no solo a la determinación de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (transformados desde 2015 en Objetivos de Desarrollo Sostenible) sino también a la adopción del citado Pacto Global, con la participación efectiva del sector privado, como solución de fondo a tales problemas que ponen en grave riesgo la sostenibilidad (o viabilidad, si se quiere) del planeta.

Empresas sostenibles:

Para que la Tierra sea sostenible, podríamos decir, hay que hacer sostenibles a las empresas, las cuales tampoco podrán serlo sin aquella, pues requieren de las condiciones adecuadas en su entorno para ser competitivas, mantenerse en el mercado y asegurar su desarrollo.

De la sostenibilidad depende la supervivencia de la empresa, cualquiera sea. Que es otro cambio profundo a nivel empresarial, distinguiéndose en consecuencia la empresa sostenible de la que no lo es, siendo calificada ésta, con razón, de tradicional u obsoleta.

Los triples resultados:

Pero, ¿cómo hacer sostenibles a las empresas, condición esencial de la sostenibilidad del mundo? Para empezar, todo parte de la propia concepción de la empresa en su triple dimensión, ya no sólo económica (registrada en los balances financieros) sino también social (pensemos en el balance social) y ambiental, aspectos que se integran en la metodología del Global Reporting Initiative –GRI-.

Pérdidas y ganancias:

De acuerdo con lo anterior, no bastan los buenos resultados económicos para que la empresa sea sostenible o sobreviva en el largo plazo. No. Si las circunstancias sociales no resultan favorables a la actividad productiva y ésta atenta contra el medioambiente, tarde o temprano pagará las consecuencias, mientras si actúa con responsabilidad, con sujeción a los principios éticos o como un buen ciudadano corporativo, recibirá múltiples beneficios que comentaremos más adelante.

Un buen negocio:

En síntesis, la sostenibilidad es un negocio bastante rentable para la empresa, generándole valor económico, social y ambiental, objetivo último de la RSC cuando se concibe como una auténtica estrategia corporativa que implica, en la práctica, desarrollar programas sociales (en educación, salud, medioambiente, etc.) con sus grupos de interés –stakeholders-, tema que abordaremos en la siguiente sección.

Jorge Emilio Sierra

Jorge Emilio Sierra

Asesor en Responsabilidad Social Empresarial (RSE) y Universitaria (RSU) – jesierram@gmail.com

Añadir comentario