Clot de Galvany: la reconquista de la naturaleza en estado de alarma

Desde que el pasado 14 de marzo se decretara el estado de alarma en todo el territorio nacional, millones de ciudadanos están confinados en sus casas. Pero la vida sigue ahí fuera. La naturaleza sigue su curso. Y tanto la flora como la fauna en libertad continúan reclamando, y reconquistando, sus territorios. Este es el caso del reconocido paraje ilicitano del Clot de Galvany. Espacio natural de más de 360 hectáreas de superficie donde se han liberado una treintena de nuevos ejemplares de cerceta pardilla. Un proceso de refuerzo de la población de esta anátida (ave acuática) que se encuentra en peligro de extinción.

La concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Elche ha llevado a cabo esta acción, en colaboración con el Servicio de Vida Silvestre de la Generalitat Valenciana. Dentro de su programa de refuerzo de los efectivos de esta especie en la Comunidad Valenciana. Tal y como ha indicado la edil del área, Esther Díez, “en el paraje se han dispuesto los elementos para su adaptación, y las primeras cercetas que se liberaron ya vuelan libremente en plena naturaleza”.

Díez ha aclarado que, aunque este espacio no está abierto a visitas como consecuencia de la situación actual, “se siguen llevando a cabo labores de protección y conservación para que toda la ciudadanía pueda disfrutar del Clot de Galvany cuando finalice la emergencia sanitaria”.

El éxito de la operación

¿Pero cómo ha sido exactamente el proceso de suelta de los nuevos habitantes del paraje ilicitano? La responsable de Medio Ambiente ha explicado que para asegurar el máximo  éxito de la operación, se ha adecuado un jaulón especial en una de las charcas del Clot. Ahí se han soltado los ejemplares de cerceta durante unos días, “para que entren en contacto con el entorno y se habitúen al mismo, ya que han sido criados en cautividad dentro de las instalaciones que posee la Generalitat en Valencia”.

Suelta de ejemplares de la cerceta pardilla Fuente: Ayuntamiento Elche

Durante este periodo se ha suplido con un pienso especial su alimentación, para así facilitarles el tránsito a la alimentación natural. Tras ese tiempo de adaptación, “se las ha liberado definitivamente en el paraje, si bien se les sigue facilitando algo de pienso cuya cantidad se va disminuyendo hasta que finalmente dejamos de facilitarlo. De este modo se pretende asegurar su adaptación total a la alimentación que ofrecen las charcas de este paraje”.

Además, se han construido unos nidales artificiales. Estos son similares a aquellos en los que han nacido en las instalaciones del Servicio de Vida Silvestre, que han sido instalados en diversas charcas del Clot. De esta forma se facilita el que se reproduzcan en ellas y así poder aumentar la población de esta especie.

El tercer país con más humedales busca su supervivencia

Más Clot desde casa

Díez recalca que “durante el tiempo en que se mantengan las actuales restricciones a la movilidad, está prohibido el acceso al paraje. Sin embargo la vida en el mismo continúa. Y nuestros esfuerzos para garantizar su adecuada protección y conservación permanecen para que, cuando sea posible volver a visitarlo, podamos seguir disfrutando de la observación de sus nuevos habitantes y de todas sus maravillas”. Ya que no solo se podrán contemplar estos ejemplares de cerceta pardilla. También otras especies de la familia de las aves como son la garcilla cangrejera, la malvasía cabeciblanca y el porrón pardo. Entre otros. O muchos más animales como son los reptiles o los anfibios con el sapo corredor o la rana común a la cabeza.

Pero hasta que todo vuelva a la normalidad, la concejala ilicitana recuerda que “hay que quedarse en casa”: “En la página web del paraje y sus redes sociales, mantendremos una ventana abierta para que se pueda disfrutar de la fauna, flora y paisajes del paraje natural municipal del Clot de Galvany a través de imágenes y vídeos. Y de este modo contribuir a facilitar el paso de las horas en nuestros hogares”.

Añadir comentario