Un año de innovación frente a los retos globales

La apuesta por la innovación es una constante en el día a día de Aguas de Alicante desde hace muchos años. Así lo destaca la compañía, que asocia su presencia a todos los ámbitos de trabajo. Un amplio panorama que abarca desde la investigación de los procesos más básicos dentro de la gestión del Ciclo Integral del Agua hasta la aplicación de las más avanzadas soluciones gracias a la vigilancia tecnológica. El reto que ha supuesto a nivel general el 2020 ha puesto de manifiesto que invertir recursos y esfuerzos en la incorporación de las tecnologías y soluciones más vanguardistas es una apuesta necesaria. Y eso tanto para hacer frente a las consecuencias de la crisis generada por el coronavirus, como para otros muchos retos globales a los que nos enfrentaremos.

Todo lo anterior, subrayan desde Aguas de Alicante, con la colaboración público-privada y la implicación con el ecosistema regional como facilitadoras en la consecución de resultados.

A lo largo de 2020, dicha apuesta se ha materializado en muchos nombres propios. Entre otros, Consum/ IA. Con este proyecto, la compañía ha desarrollado mapas de movimientos de población, teniendo como base los consumos de agua llevados a cabo. O Safety Beaches, un sistema pionero a nivel nacional que, gracias a la aplicación de la visión artificial en la playa del Postiguet de Alicante, permitió durante el pasado verano un cálculo preciso del aforo y, con ello, unas playas más seguras a disposición de la ciudadanía.

Innovación para la resiliencia

Directamente relacionado con la gestión de la covid-19 y sus retos globales, este año ha cobrado especial protagonismo el proyecto Reveal. Este se ha centrado en la detección de material genético del SARS-CoV-2 en el ciclo del agua. Gracias a esta experiencia, ha sido posible el desarrollo posterior de una solución propia, Covid-19 City Sentinel. Esta es capaz de detectar el virus en las aguas residuales y, con ello, la anticipación a la evolución epidemiológica. Así es posible tomar decisiones proactivas, con resultados disponibles para el Ayuntamiento en 48 horas a través de una plataforma digital.

Los operarios trabajando en la instalación de sensores para Equa.

Durante estos meses, han seguido desarrollándose también tecnologías que contribuyen a hacer de Alicante una ciudad cada vez más resiliente frente a las consecuencias del cambio climático. Así, gracias al proyecto Equa la compañía ha puesto a disposición del municipio un sistema de monitorización y medición del nivel de agua para una mejor gestión de los episodios de lluvia. ¿Cómo funciona? Primero se instalan los sensores en ubicaciones susceptibles de sufrir inundaciones en episodios de lluvias torrenciales. La información de los puntos de instalación permite anticipar la toma de decisiones por parte de las autoridades.

Un planteamiento global y abierto a todos

En colaboración con la Agencia Valenciana de la Innovación, Aguas ha lanzado este año una convocatoria de Consulta Preliminar de Mercado. Dirigida a startups, organismos investigadores y empresas, busca soluciones innovadoras en el sector hídrico, la economía circular y la sostenibilidad. Con carácter previo a futuras licitaciones, considera esencial recabar información de los operadores económicos, agentes sociales y de conocimiento, en busca de dichas soluciones para las necesidades propuestas.

En el apartado de proyectos europeos y los retos globales que abordan, la implicación de la compañía ha estado especialmente vinculada en tres iniciativas. Con H2020 Naiades, trabajan en la sensorización de la red de alcantarillado para detectar infiltraciones y en una plataforma de monitorización de consumos municipales. El siguiente es H2020 B-WaterSmart, que busca explotar el 100% del agua reciclada en Alicante e impulsar estrategias de economía circular. Estas colaboraciones se cierran Life Minerva, dedicado a la eliminación y valorización de microplásticos en depuración.

Una gran inversión para seguir avanzando

Aguas cierra un año de retos en gestión del ciclo hídrico y abre 12 meses que no lo serán menos. Por ello trabaja ya anticipadamente en proyectos por valor de 78 millones de euros dentro del Plan Nacional de Recuperación, Transformación y Resiliencia para los próximos años. Este, derivado de los Fondos Europeos de Recuperación, tiene el objetivo de mitigar el impacto socioeconómico derivado de la pandemia generada por la covid-19. Con esa financiación, estiman un impacto a nivel local de 887 empleos. Estos proyectos, vinculados con acciones en materia de agua y medioambiente, persiguen abordar las consecuencias económicas y sociales derivadas de la pandemia. Y así, contribuir a una transición verde y digital, potenciando la creación de empleo, además de transformar el modelo económico para afrontar los grandes desafíos sociales y ambientales del futuro.

Añadir comentario