#encuentrosiambiente12: «Sin agua no existiríamos»

El #encuentrosiambiente12 celebra el día mundial del agua retratando su ciclo integral a partir del ejemplo de Torrevieja. Patrocinado por Agamed, diferentes sectores han enseñado sus necesidades, la evolución en el consumo y su gestión para que se comprenda su importancia.

Gemma Cruz, como gerente adjunta de Agamed, ha recordado que el «carácter indispensable» del agua la hace más valiosa, «en una zona con un alto estrés hídrico». De ahí que haya que poner en valor las acciones que cuidan de este recurso. En su caso, la lucha contra el cambio climático, la protección de la biodiversidad y el cambio hacia la economía circular. Estos tres ejes, ha señalado, «siempre tienen en el centro a las personas».

¿Cómo lo están aplicando desde Agamed? La eliminación de fitosanitarios y pesticidas, las iniciativas para acabar con especies invasoras, más la reforestación y el voluntariado ambiental son ejemplos que están aplicando en Torrevieja. El otro aspecto que ha subrayado es la labor para «garantizar el acceso al agua de los más vulnerables». Un trabajo que han conseguido «realizando convenios para regular las ayudas, que incrementamos en la crisis económica en que derivó esta pandemia» y con la «ampliación a otros colectivos como pymes del comercio y hostelería o familias numerosas».

La digitalización, ahora más fundamental

Para realizar todas esas acciones, Jorge Ballesta tiene claro que las «herramientas no pueden ser del siglo pasado». El gerente de Agamed considera que «la digitalización es fundamental» en este sentido. Así, ha enumerado lo que supone aplicarlo en todas las fases del trabajo para «tener esa información de primera mano en tiempo real en la medida de lo posible y tomar decisiones». Una apuesta en la que se ha visto especialmente su valor durante estos meses de pandemia con el teletrabajo. «Como servicio esencial hemos intentado avanzar lo más posible, gracias a los compañeros de Dinapsis y Labaqua», ha apuntado.

Estas colaboraciones han abierto a Agamed el acceso a soluciones como City Sentinel, con la que se evalúa la presencia del coronavirus en las aguas residuales. «Esto nos ha permitido ayudar a la Administración local a tomar decisiones sobre salud pública», ha destacado. Y sobre esas alianzas ha hecho énfasis para llevarlo a otros ámbitos. Ya sea por un turismo «sostenible, resiliente y verde», como para «lanzar iniciativas que hagan crecer al municipio y avanzar lo más rápido posible esa recuperación».

El agua y la tierra

Y si se trataba de hablar de la importancia del agua, el más rotundo en su arranque ha sido Pepe Andújar. El presidente de la comunidad de regantes Riegos de Levante Margen derecha del segura así lo ha hecho ver. «Sin agua no existiríamos». En sus intervenciones ha hecho especial énfasis en el gran cambio vivido en la ciudad gracias a la llegada del trasvase Tajo-Segura en 1979. «Imaginaos que en el año 70 usábamos la bañera como reserva porque el agua se cortaba durante el día», ha contado, «entonces el agua era de pozo y escasa». Frente aquella precariedad «de hace cuarenta y tantos años —no hace tanto—, no podíamos vivir en nuestra tierra. El trasvase resolvió una parte».

De la tierra también sabe Francisco Martínez. Como director de los parque naturales del sur de Alicante, ha coincidido con Andújar en la importancia como origen de la vida. Y de ahí, al valor que esta aporta al territorio. Aunque eso no se haya cuidado siempre. «En los últimos cien años ha desaparecido el 70 % de los humedales en España», ha lamentado. Una pérdida por la que ha puesto énfasis en estas zonas, «que son muy importantes para el ciclo del agua».

Una importancia, que como ha criticado, no se tiene en cuenta «si no se traduce en dinero». Ejemplos de ello los ha puesto en el freno a la intensidad de las lluvias que permiten las especies que en ellas crecen o que las encaucen para evitar daños mayores. «Son valores que no cotizan en ningún mercado. En general, ese capital natural no se refleja en nuestra economía». Y por eso señala que «muchos propietarios de ese capital natural lo que quieren es transformarlo en actividades productivas que sí cotizan».

La lucha contra las enfermedades

El tener acceso a un agua potable y con un saneamiento adecuado es natural para nosotros pero no para el 40 % de los 7 700 millones de habitantes del planeta. «Tenerlo es determinante para la salud de las personas», ha subrayado el médico Antonio Tafalla. A través de estas y otras cifras se ha encargado de recordar el drama que suponen estas carencias. Y aunque algunas enfermedades o infecciones nos puedan parecer lejanas, ha indicado, otras son más cercanas. Es el caso de las toxiinfecciones alimentarias debido a una falta de higiene, las más habituales en nuestro entorno. «La función de la salud pública es evitar la transmisión de las enfermedades y asesorar de las directrices que da la OMS», ha comentado.

Turismo sostenible

Quienes conocen bien esa gestión de la administración local son Rosario Martínez y Eduardo Dolón. La primera, como vicealcaldesa de Torrevieja y delegada de turismo, ha arrancado con el consumo que se realiza desde esta área a nivel mundial, el 1%. «Y habría que poner en valor en Torrevieja el acceso al agua potable en la totalidad del municipio», ha apuntado.

La razón para ello la encuentra en «el crecimiento en los últimos 30 años de manera muy rápida y extensa». De hecho, la diferencia de población entre la temporada alta y baja «es enorme ya que pasamos de unos 85 000 habitantes a acoger más de 300 000 en verano». Por eso ha incidido en el trabajo de Agamed. De forma que «Torrevieja es un destino turístico con un sistema de agua potable muy eficiente, que logra atender con éxito esas puntas de consumo que se producen en periodo vacacional». Frente a los problemas del pasado que mencionaba Andújar, «hoy en día podemos presumir de que hay un acceso fácil y durante todo el año».

Los turistas que llegan a esta capital turística no solo buscan esa agua potable, también buscan la marina. «Somos un destino turístico internacional y podemos presumir de trabajar en la consecución de estándares de calidad en nuestras playas», ha razonado Martínez. La prueba de ello serían las seis banderas azules concedidas al municipio desde Europa a quienes cumplen las correctas obligaciones ambientales.

La conciencia de todos

Ese cumplimiento es una labor que afecta a todos. De ahí que el alcalde de la ciudad, Eduardo Dolón, ha incidido en «que hoy, más que nunca, tenemos que ser capaces de generar una mayor concienciación social para cuidarla». Desde su posición, le corresponde esa visión global de un ciclo que abarca desde el turismo, la agricultura, la salud o el medioambiente. Y por ello ha repasado cada una de estas áreas «para poner en valor que hay que hacer un buen uso de este bien tan escaso».

Dolón ha enfatizado el trabajo hecho en el campo. «En nuestra comarca, la Vega Baja, gran parte nuestra economía viene de la agricultura. Probablemente seamos una de las comarcas, uno de los ejes dentro de la Comunidad Valenciana, donde mejores infraestructuras tenemos para utilizar hasta la última gota de agua». A partir de ahí, la pregunta que se hace es sencilla, ¿qué hacemos? Y la respuesta está en el trabajo.

Ese trabajo, como ha indicado, es el que permitió que con la llegada de Agamed se olvidara la necesidad de tener depósitos en las casas para afrontar los cortes en el suministro. «Llegó y no solo puso en marcha este bien tan preciado sino que, además, nos inculca que todos los días tenemos que valorar su uso». Otro ejemplo de ese trabajo está en que se reutiliza la totalidad del agua residual, «es un ejemplo de cómo se gestiona correctamente».

Añadir comentario