Iambiente
¿En eventos como la COP26 se piensa en las nuevas generaciones cuando se tratan decisiones que afectan a su futuro?

COP26: la generación Z coge las riendas de su futuro

“A nosotros nos parece greenwashing (lavado de imagen verde). Realmente se nos antoja una reunión de grandes líderes donde intentan maquillar su discurso y el sistema del cual son parte. Hacen creer que efectivamente hacen cosas. Es cierto que llegan a algunos acuerdos pero todo se queda en papel mojado. Ya que no hay una verdadera voluntad de atajar el problema como se debe. La solución debe pasar por la cooperación internacional, pero tal y como se hace ahora, es simple ecopostureo con muy pocas medidas”. Así de contundente se muestra Sergio Aires Machado, miembro de Fridays For Future Alicante, ante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2021 (COP26) que se celebra actualmente en Glasgow (Escocia).

Un activismo medioambiental liderado por personas que alzan la voz. Que no tienen miedo a decir lo que piensan. Ha llegado el momento de la generación Z. ¿En este tipo de eventos se piensa en ellos cuando se tratan decisiones que afectan a su futuro? “No. Se centran en la actualidad no en las nuevas generaciones que ocuparán esos lugares. Y esto no pasa solo en este hábito. Lo puedes ver en muchas otras cosas. En la vida cotidiana. Cuando una persona joven busca un trabajo, muchas veces no le contratan por su falta de experiencia. No se tienen en cuenta nuestras virtudes, lo que podemos aportar y desarrollar. Las decisiones las toman desde su posición privilegiada”, responde Paula Vega, presidenta de la asociación Ecoplaya Alicante.

Nuevas voces

“A la hora de tomar esas decisiones debería ser ineludible que haya voces nuevas en el proceso de cambio. Y no se nos está escuchando lo suficiente. Es cierto que muchos alaban que los jóvenes nos estemos moviendo por las calles pero luego cuando se producen eventos como las COP no formamos parte. Siempre estamos fuera. Se nos debería escuchar mucho más. Creo que deberíamos tener un papel importante en la transición. Falta gente joven aportando”, añade Aires Machado.

Para estos activistas al final son personas de “más o menos 60 años” decidiendo por ellos. “Son los mismos que estaban en el poder cuando se empezó a hablar en el mundo de cambio climático a finales del siglo XX. A largo plazo saben que ellos ya no lo van a vivir. Ya serán sus nietos o bisnietos. Perciben diferente las consecuencias del problema. A la hora de valorar su urgencia lo ven lejano. Pero no nos queda otra que confiar en su responsabilidad y visión de futuro”.

¿Por qué es importante la COP26 de Glasgow?

Y si pudieses estar presentes en la COP26 y os diesen cinco minutos, ¿qué diríais, qué pediríais? “Lo primero medidas muy básicas como, por ejemplo, aumentar el número de papeleras y contenedores de reciclaje cerca de las playas. Y que hubiese más subvenciones o ayudas en limpieza de ciudades y ecosistemas. Pero también mayores sanciones para todo aquello que pueda contaminar el medioambiente. Como tirar basura al suelo o hacer botellones. Además, pediría que una de las medidas principales fuese la disminución de plástico en los envases. Aunque esto poco a poco está cambiando, no es suficiente. Al final si no se usara plástico en todo lo que se compra en un supermercado no llegaría al mar, a la playa, donde al final tenemos que acudir a recogerlo por toneladas”, relata la presidenta de Ecoplaya.

Los referentes

“Sería tentador decirle a los políticos lo que hacen mal. Se nos acaba el tiempo y hay que empezar a tomar soluciones válidas. Pero esto ya lo han hecho muchas veces y poco ha funcionado. Prefiero dirigirme a los activistas y a los jóvenes. Animarles a seguir por el camino de la presión social y la lucha. Ya que es la única forma para, primero, hacer entender a los poderosos lo que quiere la ciudadanía. Y segundo para empezar a construir desde la propia sociedad civil alternativas al modelo de consumo que actualmente hay. Por lo que intentaría dar un mensaje positivo”, señala por su parte el activista alicantino.

Definitivamente, los jóvenes en general no están sintiendo que eventos importantes e internacionales como la COP26 lleguen hasta ellos. Pero en una crisis climática como la actual la comunicación es “esencial”. Para ello cuentan con una pieza fundamental en el puzle: los referentes. Son muchos pero, sin duda, la más reconocida es la sueca Greta Thunberg. “Tenerlos ahí te ayuda a sentirte identificado, a posicionarte y ver que las acciones tienen impacto. Que puedes formar parte del cambio. Al final es importante que un adolescente vea a otro de su edad luchando en la televisión por la causa”, explica Aires Machado. “Muchos piensan que alguien por el hecho de ser joven no puede mover al resto. Pero Greta sí lo ha conseguido, pese a todas las críticas que sufre. Otra persona con todo el hate que tiene no aguantaría, habría abandonado el barco hace tiempo. La gente saca críticas de todo. Incluso por buscar el bien común. Es algo que nos afecta a todos y que a mucha gente le falta por ver”, apostilla Vega.

Los jóvenes voluntarios durante una limpieza. Fuente Ecoplaya Alicante

El negacionismo

Los negacionistas están a la orden del día. En el tema climático también. “Son los últimos coletazos del sistema que intenta defenderse porque no le gusta que haya gente que lo cuestione. El odio viene de que se están proponiendo nuevas alternativas a lo que tradicionalmente hemos estado haciendo. El sistema no quiere morir. Es como un animal encerrado que comienza a atacar en sus últimos momentos. Aunque sea verdad seguirán embistiendo porque al establishment no le interesa lo que planteamos”.

¿Y hay miedo? “Sí, y también es entendible. Por ejemplo, si trabajas en un sector fósil estás viendo que va a dejar de existir porque no es ecológico, pero al mismo tiempo tienes que darle de comer a tus hijos. Todo esto es complicado. Pero hay que intentar avanzar en ese sentido y conseguir una justicia climática. Lograr el cambio pero sin dejar a nadie atrás”, reivindica Aires Machado.

Nivel local y global

Ambas organizaciones alicantinas son “plenamente” conscientes que parte de la sociedad no les toma “del todo en serio” por el hecho de ser tan jóvenes. “Cuando empezamos con Ecoplaya noté que no se nos hizo mucho caso. Éramos un grupo desconocido de voluntarios recogiendo basura en las playas y algunos pensaban que no hacíamos nada. Se generaliza, como si nosotros solo pensáramos en salir, ir de fiesta y dormir. Y no es así. Tenemos muchas virtudes que no se reconocen. No se ven del todo”. “Hay veces que nos encontramos con paternalismo. Piensan que solo somos chavales pidiendo utopías. Es algo generalizado. Los políticos cuando nos manifestamos en las calles también dicen: ‘No vamos dejar decidir sobre el futuro de un país a unos críos’. Es algo con lo que hay que lidiar. Pero solo hay que ver lo que dice la ciencia. Solo pedimos eso. No son fantasías nuestras. El tiempo nos dará la razón y, nos hagan caso o no, de aquí a unos años se estudiarán en los colegios estos movimientos medioambientales. Donde quedará claro que no exagerábamos”.

Tanto Ecoplaya Alicante como Fridays For Future Alicante se encuentran en la actualidad “cogiendo fuerzas” para todo lo que vendrá en los próximos meses. “Hay que actuar a nivel local para obtener resultados a nivel global. Cada territorio tiene una serie de problemas y es muy importante atenderlos. Sobre todo para que los vecinos no se sientan desconectados del problema”, concluye Aires Machado.

Añadir comentario