Iambiente

Aigües de Barcelona y Cetaqua presentan en Barcelona el huerto urbano REGREEN para sensibilizar de la importancia del uso de agua regenerada

En el contexto actual de emergencia climática y de alerta por sequía en una parte de Cataluña, donde el déficit hídrico de los territorios es una evidencia, se hace aún más evidente la necesidad de apostar por soluciones circulares. El uso de recursos hídricos alternativos como el agua regenerada se presenta como la opción más sostenible para afrontar este gran reto.

Así pues, Aigües de Barcelona y Cetaqua, con la Diputación de Barcelona, en su compromiso con la acción climática y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas, han inaugurado en el recinto de la Escuela Industrial de la ciudad condal, un proyecto piloto de innovación que quiere demostrar el potencial del uso de agua regenerada para la agricultura hidropónica en el entorno urbano.

La agricultura hidropónica consiste en el cultivo de plantas utilizando sustratos minerales en lugar de suelo agrícola, lo que permite ahorrar consumo de agua y fertilizantes y obtener cultivos de alta calidad mediante el control de las dosis de nutrientes. Este tipo de cultivos pueden desarrollarse en condiciones desfavorables, como es el caso de las ciudades, donde el agua y el espacio son escasos, lo que supone una gran ventaja respecto a la agricultura mediante riego convencional.

Felipe Campos, consejero delegado de Aigües de Barcelona, ha puesto en valor el uso del agua regenerada como “la firme apuesta de la compañía, basada en modelos circulares, para hacer frente a un contexto de emergencia hídrica que genere oportunidades de desarrollo sostenible en el entorno metropolitano”. “Hay que seguir fomentando el despliegue del agua regenerada no sólo para usos ambientales sino también para usos agrícolas, urbanos o industriales, a fin de mejorar la resiliencia hídrica de las ciudades del área metropolitana de Barcelona”, ha añadido.

La presidenta de la Diputación de Barcelona, Núria Marín, ha recordado que “el agua es un factor de inclusión social” y el huerto urbano REGREEN “es una muestra prometedora de lo que podemos llegar a conseguir para que nadie quede excluido”. Por eso, “la corporación favorecerá que este revolucionario huerto urbano recorra varias poblaciones para dar a conocer las potencialidades del agua regenerada”.

Por su parte, Catalina Balseiro, directora de innovación de Aigües de Barcelona, ha destacado REGREEN como “palanca de innovación para estudiar la viabilidad técnica, económica y ambiental del uso de agua regenerada en cultivos hidropónicos a nivel municipal”. “Tenemos la responsabilidad de explicar a la ciudadanía cuáles son los beneficios del uso de agua regenerada, un agua segura incluso para huertos urbanos. Necesitamos la implicación real de los ciudadanos”, ha indicado Catalina Balseiro.

En la imagen, Marina Arnaldos, Directora de Creixement de Cetaqua, Álvaro Mayor, Project Manager de Cetaqua, Martí Domènech, coordinador d’Acció Climàtica de la Diputació de Barcelona, Nuria Marin, Presidenta de la Diputació de Barcelona, Felipe Campos, Conseller Delegat d’Aigües de Barcelona, Catalina Balseiro, Directora d’Innovació i Coneixement d’Aigües de Barcelona.

El potencial del agua regenerada

El cambio climático provocará, según la Agencia Catalana del Agua (ACA), una reducción del 22% en la disponibilidad de recursos hídricos en el litoral catalán en 2050. En el área metropolitana de Barcelona, el 92% del agua procede de fuentes de baja resiliencia altamente expuestas a condiciones climáticas. Además, el pasado noviembre la ACA decretó la alerta por sequía en esta zona, lo que obliga aún más a buscar soluciones circulares para hacer frente a la escasez hídrica.

En este contexto, regenerar el agua es la forma más sostenible y resiliente de aprovechar los recursos existentes. Regenerar implica someter el agua depurada a un nuevo tratamiento para que pueda reutilizarse para diferentes usos como el riego de parques y jardines, la limpieza de las calles o la agricultura, entre otros. De esta forma, se promueve la economía circular dando una segunda vida a este recurso escaso.

Aigües de Barcelona ha conseguido regenerar en 2022 un total de 56 hm3 de agua, equivalente al agua que consumen cerca de un millón y medio de personas en un año. Hasta ahora, los usos más solicitados del agua regenerada son ambientales, como el mantenimiento del caudal ecológico del río Llobregat o la inyección en los acuíferos para evitar la intrusión salina, y los agrarios, como el riego del Parque Agrario del Baix Llobregat, el Canal de la Infanta o el Rec Vell de Sant Vicenç dels Horts.

Barcelona es la segunda ciudad después de Cornellà que acoge al piloto demostrativo REGREEN. Próximamente, recorrerá otros municipios del área metropolitana para concienciar a la sociedad sobre el potencial del agua regenerada y los beneficios que ésta aporta.

Añadir comentario